161. Monjes de la Santa Cruz



Santos Pacomio y Antonio Abad
*
Los Monjes de la Santa Cruz constituyen una Asociación Privada de Fieles de Derecho Diocesano, fundada en 2005 por el R.P. Juan Bautista Romano en la diócesis de Cruz del Eje (Argentina). Los monjes llevan una vida mixta: son solitarios que viven en comunidad, siguiendo el modelo de la tradición primitiva monástica de Palestina y Egipto en los s. IV-V. De la vida cenobítica asumen el binomio Santa Regla (siguen la de San Pacomio)- Padre en comunidades de no más de siete monjes. Al frente de ellos, haciendo las veces de Cristo está el Padre del Monasterio. De los eremitas asumen la vida de soledad (no de aislamiento total) en las ermitas particulares (Kellión), “pequeños monasterios”, camino retirado del desierto al encuentro con el Amado.

P. Juan Bautista Romano, Fundador

*
“Juntos para el servicio de Dios, en el Corazón de Jesús, en la Casa de Dios, abandonando el pecado y viviendo sólo de la gracia con la fuerza del Espíritu Santo, trabajando por la paz y la mutua edificación”.

En la ermita cada monje sirve a Dios con la oración y el trabajo. La presencia silenciosa de los Hermanos es de gran ayuda y consuelo, y las necesidades de la Comunidad dan la ocasión oportuna para servir a Dios en los Hermanos. La soledad del monasterio y la pobreza comunitaria permiten al monje vivir en la simplicidad evangélica, confiando totalmente en la Divina Providencia.


"Los monjes de la Santa Cruz, tocados y guiados por la gracia del Espíritu Santo, dejamos todo para encontrar el tesoro escondido en el campo, la perla preciosa, y desarrollar estos dones a la luz de la Sagrada Escritura, hecha Lectio Divina, según la tradición de los Santos Padres Antiguos, adquiriendo así un corazón capaz de escuchar y amar”.

El Monje, en la Pasión de la Santa Cruz, toma sobre su propio corazón el dolor de la humanidad, particularmente el de las almas que un día se entregaron al Señor y que luego por las vicisitudes de la vida o por la debilidad de la materia, se alejaron del Creador y de la ofrenda que le habían hecho. Así los monjes toman el dolor de los sacerdotes, de los consagrados y consagradas que sufriendo, sea su infidelidad, como la cerrazón de la institución eclesial, sangran y sufren por ser marginados y/o despreciados en nombre de la verdad y de una caridad no entendida. Y es que cada monasterio debe ser un lugar de sanación interior, un lugar donde poder superar el rencor y el resentimiento, donde poder retornar a la comunión con uno mismo, con el prójimo y con el Señor de la Vida. Un lugar del que se pueda decir: “Ésta es la Casa de Dios y la Puerta del Cielo”.


Kellión (ermita)
*
En el monasterio ofrecen hospitalidad a los que desean compartir el silencio y la oración con la Comunidad, y a los necesitados de ayuda y consejo. También trabajan en la elaboración de productos naturales y artesanales para el sustento de la Comunidad.
***

Av. Grierson 599 – (5182) Los Cocos
Sierras de Córdoba (Argentina)
E-mail: monjesdelasantacruz@yahoo.com.ar

160. Hermanas de Jesús Paciente



M. Ramona María del Remedio

Las Hermanas de Jesús Paciente fueron fundadas por la M. Ramona María del Remedio Llimargas Soler en 1940 (Barcelona, España). La Fundadora, que fue agraciada con una intensa vida espiritual, llegando a sentir los dolores de la Pasión de Cristo, no llegó a ver aprobada su obra pues falleció en el año de la fundación tras ofrecer su vida a Dios por la curación de una madre de familia a la que cuidaba. Al frente de la institución se situó la M. María Luisa Vidal Rubio (+1981) que, a pesar de las dificultades y obstáculos, la condujo por la vereda del amor y la fidelidad a la Iglesia.

M. Mª Luisa Vidal Rubio

Las Hermanas tienen por carisma entregarse a Cristo ultrajado y humillado por los pecados de los hombres. Diariamente reparan el Corazón Traspasado del Señor, con la oración y los sacrificios propios de las almas consagradas. Él nos obtuvo con su Sangre la redención, y las Hermanas saben que una vida sin cruz, es una vida sin Cristo. Por ello, por este amor del Crucificado, se entregan a aliviar en lo posible las almas y los cuerpos de los enfermos pobres a los que cuidan gratuitamente en sus domicilios. Tienen por norma de vida no admitir retribución alguna por su servicio a los necesitados. De la Providencia Divina reciben lo necesario, que es poco, para vivir en auténtica pobreza religiosa.

Actualmente, este Instituto Religioso se encuentra en estado crítico debido a la falta de vocaciones. No son muy conocidas estas Hermanas, pero sabéis de la preciosa obra que en silencio realizan en nombre de Jesús Paciente. Si sabéis de alguna joven con inquietudes religiosas, inclinadas a este estilo de vida, colaborad con esta obra que necesita de la ayuda de los buenos católicos.

Necesitan- Jesús necesita- almas generosas que quieran vivir sólo para Jesús, para servirle en los miembros doloridos de su Cuerpo Místico, para amarle por los que no le aman y, por medio y en compañía del Corazón Dolorido de María, hacer llegar los frutos de la Preciosísima Sangre de Jesús a los que viven alejados de Él.

...

España: Gran de Gràcia, 177
08012 Barcelona (España)
Telf.: 93 217 13 93
e-mail: hhjesuspaciente@terra.es

Colombia: Casa de Ntra. Sra. de Belén.
Carrera 8 N 4-49 y 4-47- Nueva Pamplona
Norte de Santander (Colombia)
e-mail: abl72@hotmail.com

159. Siervos del Corazón Inmaculado de María

“Por medio de mi Corazón Inmaculado portad a Cristo al mundo”.

Los Siervos del Corazón Inmaculado de María son un Instituto Religioso de Derecho Diocesano aprobado en 1993 por el Obispo Abad de Subiaco, Mons. Stanislao Andreotti. Forman parte de la Familia del Corazón Inmaculado de María, junto a las Siervas y los laicos. Los Siervos se consagran a Dios a través del Corazón Inmaculado de María, y como ella se entregan sin reservas al servicio de la Persona y de la obra del Hijo. Reconocen en las revelaciones de Fátima una ayuda del Cielo para curar los males de la humanidad alejada de Dios. Así tienen por misión apostólica secundar los deseos de la Virgen manifestados en Fátima el 13 de junio de 1917: “Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Corazón Inmaculado”.

Junto a los tres clásicos votos religiosos, los Siervos profesan un cuarto voto de fidelidad y obediencia al Romano Pontífice.

Acogiendo la invitación de María, quieren promover en el Pueblo de Dios: un renovado espíritu de oración, privilegiando el rezo del Santo Rosario; una vida sacramental efectiva que tenga como centro la Eucaristía, favoreciendo la adoración del Santísimo; la fidelidad al Sumo Pontífice y al Magisterio; la difusión y defensa de la verdadera fe católica, formándose intelectualmente para combatir los errores doctrinales. Estos ideales se llevan a cabo en misiones populares, ejercicios espirituales, grupos de oración y culto litúrgico, medios de comunicación social, colaboración con los pastores de la Iglesia, etc.

Están presentes en Italia, Portugal (Fátima), Reino Unido, Canadá, Brasil y Líbano.
...

158. Siervas Misioneras de Cristo Rey


“Anima mea in manibus Dei semper”. (M. Albertina)

Las Siervas Misioneras de Cristo Rey son un Instituto Religioso de Derecho Pontificio fundado por la R.M. Albertina Ramírez Martínez (+1979) en 1950 (Managua, Nicaragua). Las Siervas desean vivir las tres dimensiones que fueron legadas por la Fundadora: oración, acción y dolor, a fin de contribuir en la extensión del Reino de Cristo en todas las almas y en perfecta comunión con la Iglesia y el Romano Pontífice.

Las Hermanas deben vivir en constante comunión con Dios, teniendo siempre el corazón puesto a los pies del sagrario. En la entrega generosa ofrecen sus vidas, siguiendo al Maestro, por la causa del Reino, debiendo estar dispuestas a la renuncia de la voluntad y a la aceptación del dolor martirial. Dolores físicos y espirituales son ofrecidos con esta intención.


Hijas fieles de su Fundadora
*
El apostolado de las Siervas, encaminado a la dilatación del Reino de Cristo, se lleva a cabo en la educación católica (especialmente entre los pobres), en la promoción humana (talleres, hogares para mujeres…), en las misiones ad gentes, en la catequesis y en el apostolado apologético para la defensa y promoción de la verdadera fe católica. Están presentes en Panamá, Costa Rica, Nicaragua y el Salvador.

157. Fraternidad de la Divina Misericordia de los Sagrados Corazones de Jesús y María



La Fraternidad de la Divina Misericordia de los Sagrados Corazones de Jesús y María es una Sociedad de Vida Apostólica de Derecho Diocesano, fundada por el P. Teófilo Rodríguez en 1984 (Panamá). La Fraternidad está constituida por Hermanos (clérigos y laicos) y Hermanas que buscan la santificación en el seguimiento de Jesús, practicando los Consejos Evangélicos y realizando obras de misericordia en el servicio a la Iglesia. Su carisma consiste en practicar la misericordia con los más necesitados, en cuyas personas ven, contemplan y sirven al mismo Jesucristo.


“Dios, Tú eres mi Creador, por Ti estaré siempre reparando, amando”. (Jaculatoria de la Comunidad)

La Fraternidad tiene como Santos Patronos a San Camilo de Lelis, San Pío de Pietrelcina, Santa Faustina Kowalska y Santa Margarita María de Alacoque. Ellos se erigen como modelos de perfecta vida consagrada en la inmolación y el sacrificio de amor. Precisamente su cuarto voto privado es el de inmolación por la santificación de los sacerdotes. De manera preferente se dedican al cuidado y protección de los niños en situación de abandono y maltrato. Para ello han fundado la Ciudadela de Jesús y María, donde decenas de niños tienen su hogar. La Fraternidad está presente, a través de los laicos colaboradores, en Panamá, Argentina, Colombia, Estados Unidos, España, El Peñón de Gibraltar, Guatemala y Venezuela.

* Fraternidad de la Divina Misericordia (web)

156. Comunicadoras Eucarísticas del Padre Celestial



Las Comunicadoras Eucarísticas del Padre Celestial tienen su origen en el año 2002 cuando en el corazón de la Madre Gabriela del Amor, en aquel entonces Ermitaña Eucarística del Padre Celestial, brotó un llamado dentro del llamado: el deseo de dedicarse a la evangelización a través de los medios de comunicación social. Este anhelo fue acogido y apoyado por el Padre Antonio Lootens, fundador de los Ermitaños y se concretizó en el año 2004 con un grupo de Hermanas Ermitañas que durante el día enseñaban a la gente con los medios providenciales que ofrecen hoy día los Mass Media para llegar a las almas que andan como ovejas sin Pastor.


Viendo la respuesta providencial e inesperada de diversas jóvenes que querían unirse al proyecto comunicador, se impuso la necesidad de dejar el Eremitorio de Bucaramanga para uso exclusivo de las Ermitañas, con el fin de no turbar su vida de silencio y soledad. El grupo de Comunicadoras fue en enero de 2008 acogido con amor y constante interés por Monseñor Flavio Calle Zapata, arzobispo de Ibagué. Luego de que Monseñor Flavio habló telefónicamente con Monseñor Juan Francisco Sarasti, Arzobispo de Cali, fueron por él acogidos en su diócesis, y con gratitud desean colocarse humildemente al servicio de esta Iglesia Particular que la Divina Providencia ha escogido para esta pequeña fundación. Junto a las Hermanas y compartiendo el mismo carisma ha surgido la Sociedad de Vida Apostólica de los Hermanos Comunicadores Eucarísticos del Padre Celestial.