127. Carmelo de María, Virgen Misionera

"Este fue nuestro principio. De esta casta venimos, de aquellos Santos Padres Nuestros del Monte Carmelo, que en tan gran soledad y con tanto desprecio del mundo buscaban este tesoro, esta preciosa margarita de que hablamos..." (Moradas 5,1,2)

El "Carmelo de María, Virgen Misionera" fue fundado en 1997 por el P. Miguel María, ex-Carmelita Descalzo, en la diócesis de Valence (Francia). La comunidad es mixta, y sus miembros son llamados a una vida consagrada y comunitaria en el seguimiento de Cristo, a través de un carisma marial, semi- eremítico (al modo de los primitivos carmelitas) y misionero (con misiones puntuales de evangelización). Sus maestros en el caminar hacia el Padre son el bienaventurado infante Marcel Van y Santa Teresa del Niño Jesús. Ambos enfatizan el caminito de la infancia evangélica y el amor incondicional a la Virgen Madre. Como carmelitas están enraizados en la Tierra del Carmelo, viviendo la venerable espiritualidad de San Elías con la tradición viva de Santa Teresa de Jesús. Concretamente en la fidelidad a lo cotidiano, a lo aparentemente simple y sin valor, radica la santidad a la que aspiran. Están presentes en Francia. Actualmente han iniciado una campaña de recogida de donativos para levantar una nueva iglesia y varias ermitas.

"En el silencio y la esperanza radica vuestra fuerza”
(Regla Carmelitana)

126. Aliadas Carmelitas Descalzas de la Santísima Trinidad



¡Por María hacia la Trinidad!

Las Aliadas Carmelitas Descalzas de la Santísima Trinidad son un Instituto Religioso de Derecho Diocesano, fundado en 1986 en la Diócesis de Aguascalientes (México), y agregado a la Orden del Carmelo Descalzo. Mons. Rafael Muñoz Núñez, obispo de Aguascalientes, recibió paternalmente a la Madre Martha María Ramírez Mora, a quien Dios dio el carisma. Ella es la fundadora de las Aliadas Carmelitas junto al P. José Antonio Zabalza Gulina. El Instituto es de vida contemplativa y activa, consagrado por María Santísima a la Trinidad de Amor. Su carisma consiste en amar y vivir en la Trinidad, proclamando como mensajeros del Amor Trinitario que Dios vive en el interior de sus hijos (inhabitación trinitaria) para que éstos vivan conforme a su dignidad de templos vivos del Espíritu.


Las Aliadas Carmelitas se alimentan de la tradición espiritual del Carmelo y, como Descalzos, toman a los Santos Teresa de Jesús y Juan de la Cruz como maestros en el caminar espiritual para vivir imitando la vida teologal de María Santísima y de San José. Su objetivo es la vida en comunión con Dios para alcanzar, en descalcez interior y exterior, la total transformación en Cristo. Toman el nombre augusto de la Santísima Trinidad con el fin de que Ella sea en sus vidas el todo, y con el firme propósito de vivir fielmente la verdad de la inhabitación de las divinas Personas en el alma para ser alabanzas vivas de la Trinidad.

Las Hermanas tienen de lunes a sábado, durante todo el día, adoración al Santísimo Sacramento, para ofrecer al Corazón de Jesús reparación por los pecados del mundo entero, en especial por los de los sacerdotes y consagrados, y para tributar a Aquel que es, por su inmenso amor, alianza nueva y eterna, fuente y centro de sus vidas, la adoración, la súplica, la gloria y la alabanza. Una vez al mes tienen adoración nocturna.


Las Aliadas Carmelitas trabajan por el Reino de Cristo en la atención a la infancia huérfana con problemas de salud, a los ancianos pobres, a los enfermos con males contagiosos y faltos de asistencia, a los sacerdotes mayores, en colegios y escuelas catequéticas, etc. Se hallan presentes en México, Chile, Argentina, España, Italia, Francia y la Ciudad del Vaticano.

Email: cvquiroga19@gmail.com 


125. Hermanos Bethlemitas

"La vida interior del Hermano Pedro, y su devoción, se centra en los grandes misterios de la vida de Cristo: el Nacimiento en Belén, la dolorosa Pasión y la Eucaristía. Por la contemplación del sufrimiento de Cristo que se inicia en Belén, llega a su plenitud sobre la Cruz y se prolonga en la Eucaristía, el Hermano Pedro desarrolló una actitud de reparación que lo llevó a sufrir con el Cristo Paciente y a alimentar un vivo celo por la conversión de los pecadores".

La Orden de Nuestra Señora de Belén (Bethlemitas) fue fundada por San Pedro de San José Betancourt (1626-1667; popularmente llamado “Hermano Pedro”) en 1658, en Guatemala. Su objetivo era la asistencia de los enfermos desamparados y la educación de los niños pobres. El Hermano Pedro, que pertenecía a la Orden de Terciarios Franciscanos, fue reuniendo entorno a sí a un grupo de terciarios, hombres y mujeres, deseosos de servir a Cristo Enfermo en los hermanos. Vivían prácticamente como una comunidad religiosa, por lo que el Hermano Pedro les redactó un reglamento de vida específico. A su muerte, estos discípulos tuvieron problemas con los Terciarios Franciscanos y tuvieron que dejar esta Orden. Cambiaron de hábito religioso y buscaron la protección del obispo Payo Enríquez de Ribera (1667). Eran Agustín de San José, Francisco de la Trinidad y Rodrigo de la Cruz.

La Orden de Belén es la primera y única Orden religiosa fundada en América. Los Bethlemitas pronto se propagaron por el continente, desde México hasta Argentina. Atendían toda clase de necesidades espirituales y materiales: fundaron hospitales, colegios, orfanatos, iglesias… y asistieron a indios y negros (una novedad en la época). Fuera de América abrieron casas en Canarias (España) y Roma. Tristemente, las Cortes liberales de Cádiz de 1820 suprimieron la Orden por haberse dado refugio y hospitalidad en los conventos bethlemitas a los independentistas de las colonias españolas.

Felizmente, el 16 de enero de 1984, el Siervo de Dios Juan Pablo II restaura con su autoridad apostólica esta venerable Orden religiosa. La restauración inicia en Canarias, en La Laguna (Tenerife), donde actualmente está situada la Casa General y el centro de formación. También han fundado en Guatemala.
.
Hermanos Bethlemitas: C/ San Agustín 44. 38201 La Laguna- Tenerife (España).
___________________________

Beata María Encarnación del Sagrado Corazón

La rama femenina de las Hermanas de Belén, iniciada en 1668, contaba, a mediados del s. XIX, con un Beaterio en La Antigua (Guatemala). En 1861, la Beata María Encarnación Rosal comienza la restauración de las Religiosas Bethlemitas, recuperando los valores fundamentales del Hermano Pedro y abriéndolas al campo del apostolado de la asistencia y la educación. Las Hermanas están presentes en Italia, África, India, España, Venezuela, Ecuador, Estados Unidos, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua, Panamá y Guatemala.

Hermanas Bethlemitas: C/ La Callita. Convento Hno. Pedro, 2. 38613 Vilaflor- Tenerife (España).

124. Discípulas del Señor Jesucristo

Las Discípulas del Señor Jesucristo son un Instituto Religioso de Derecho Diocesano fundado por la Madre Juana María Stewart, en 1972 en EEUU. Miembros de la renovación carismática católica, la visión del grupo era la de estar entrando en un nuevo Pentecostés para la Iglesia, en el que debían poner en práctica las disposiciones del Concilio Vaticano II. El Instituto pertenece a la familia franciscana (profesan la Regla de la Tercera Orden Regular de San Francisco). Sus apostolados son múltiples en el campo de la evangelización, con especial dedicación a la formación de grupos de oración carismáticos.

La Religiosas están presentes en los Estados Unidos y México: vocations@dljc.org . También colaboran con otras religiosas en las misiones de Tanzania.

El arte y los objetos sagrados


Los Carmelitas Descalzos han inaugurado este pasado sábado 14 de febrero las instalalaciones de su nueva "Universidad de la Mística" en Ávila. Aquí tenemos algunas fotografías de la capilla de la universidad. La cuantía del edificio ha sido millonaria. No obstante, bastante se ha escatimado en la capilla, teniendo en cuenta que no siempre lo hermoso tiene que ser caro. Esto es caro y espantoso.

El amor y el respeto por la Casa del Señor y la tradición artística de la Iglesia, se hacen patentes en cómo construimos el lugar donde la comunidad celebra el culto divino. ¿Es éste el ambiente propicio para generar un clima de oración? ¿No podían haber respetado los cánones clásicos de la éstetica del arte sagrado? ¿Por qué la grandiosidad del espacio, y en cambio, la insignificancia del altar, el sagrario o la estatua de la Virgen María? ¿Es esto lo que la Iglesia enseña?


_______________________

Constitución Dogmática Sacrosanctum Concilium

Capítulo VII

EL ARTE Y LOS OBJETOS SAGRADOS

Dignidad del arte sagrado

122. Entre las actividades más nobles del ingenio humano se cuentan, con razón, las bellas artes, principalmente el arte religioso y su cumbre, que es el arte sacro.

Éstas, por su naturaleza, están relacionadas con la infinita belleza de Dios, que intentan expresar de alguna manera por medio de obras humanas. Y tanto más pueden dedicarse a Dios y contribuir a su alabanza y a su gloria cuanto más lejos están de todo propósito que no sea colaborar lo más posible con sus obras para orientar santamente los hombres hacia Dios.

Por esta razón, la Santa Madre Iglesia fue siempre amiga de las bellas artes, buscó constantemente su noble servicio, principalmente para que las cosas destinadas al culto sagrado fueran en verdad dignas, decorosas y bellas, signos y símbolos de las realidades celestiales. Más aún: la Iglesia se consideró siempre, con razón, como árbitro de las mismas, discerniendo entre las obras de los artistas aquellas que estaban de acuerdo con la fe, la piedad y las leyes religiosas tradicionales y que eran consideradas aptas para el uso sagrado.

La Iglesia procuró con especial interés que los objetos sagrados sirvieran al esplendor del culto con dignidad y belleza, aceptando los cambios de materia, forma y ornato que el progreso de la técnica introdujo con el correr del tiempo.

En consecuencia, los Padres Conciliares decidieron determinar, acerca de este punto, lo siguiente:

Libre ejercicio de estilo artístico

123. La Iglesia nunca consideró como propio ningún estilo artístico, sino que acomodándose al carácter y condiciones de los pueblos y a las necesidades de los diversos ritos, aceptó las formas de cada tiempo, creando en el curso de los siglos un tesoro artístico digno de ser conservado cuidadosamente. También el arte de nuestro tiempo, y el de todos los pueblos y regiones, ha de ejercerse libremente en la Iglesia, con tal que sirva a los edificios y ritos sagrados con el debido honor y reverencia; para que pueda juntar su voz a aquel admirable concierto que los grandes hombres entonaron a la fe católica en los siglos pasados.

Arte auténticamente sacro

124. Los ordinarios, al promover y favorecer un arte auténticamente sacro, busquen más una noble belleza que la mera suntuosidad. Esto se ha de aplicar también a las vestiduras y ornamentación sagrada. Procuren cuidadosamente los Obispos que sean excluidas de los templos y demás lugares sagrados aquellas obras artísticas que repugnen a la fe, a las costumbres y a la piedad cristiana y ofendan el sentido auténticamente religioso, ya sea por la depravación de las formas, ya sea por la insuficiencia, la mediocridad o la falsedad del arte.

Al edificar los templos, procúrese con diligencia que sean aptos para la celebración de las acciones litúrgicas y para conseguir la participación activa de los fieles.

Imágenes sagradas

125. Manténgase firmemente la práctica de exponer imágenes sagradas a la veneración de los fieles; con todo, que sean pocas en número y guarden entre ellas el debido orden, a fin de que no causen extrañeza al pueblo cristiano ni favorezcan una devoción menos ortodoxa.

¿Devoción? Poca...

¿Precio? Infinito...

123. Siervos del Señor de la Misericordia

R.P. Pedro Ortega

Los Siervos del Señor de la Misericordia son un Instituto Religioso de Derecho Diocesano, fundado en México en 1992 por el P. Pedro Ortega Pelaya y la Madre Nicolasa Torres Domínguez. El Instituto se compone de clérigos y laicos religiosos que participan de la misma vocación, consagración y misión. Constituyen la rama femenina de las Siervas del Señor de la Misericordia, fundadas por el P. Agustín Ramírez Barba y la R. M. Reynalda Gallegos Franco. Ambos Fundadores veían la necesidad de sacerdotes predicadores de ejercicios y retiros, confesores y directores espirituales. Su deseo se hacía realidad.

La corona de espinas que portan en el frontal del hábito religioso, es una insignia de la Pasión de Cristo con tres gotas de sangre en el centro, que simbolizan los Consejos Evangélicos. Significa la alegría de pertenecer exclusivamente a Dios, y de participar, por la consagración religiosa, en el Ministerio de la Redención… es aliento para dar testimonio de Cristo, el Señor, con la entrega de la propia vida, si su providencia así lo permitiera, para conformarse así con Cristo Crucificado y Resucitado.

El Instituto tiene como carisma fundacional la vivencia de la misericordia de Dios, mediante el seguimiento de Cristo por la profesión de la consagración religiosa, para ser signo y testimonio de esta misericordia en la Iglesia y en el mundo, al servicio de la reconciliación de toda la humanidad con Dios. Su meta es hacer presente la misericordia divina, mediante la espiritualidad del seguimiento de Cristo anonadado para la vida del mundo, con un profundo sentido eucarístico, junto a una dependencia singular y confianza sin límites en María Santísima.

Esta misión se lleva a cabo en apostolados como el sacramento de la reconciliación, la predicación de ejercicios y retiros espirituales, la dirección espiritual de los fieles, la vivencia y enseñanza de la oración cristiana, así como las misiones populares.

De igual modo, las Siervas del Señor de la Misericordia se dedican a las obras de misericordia evangélicas, atendiendo al orden espiritual y a la restauración de la vida teologal de los creyentes a favor de los más necesitados, mediante el testimonio de la caridad, el cuidado de los pobres y enfermos, la atención a niños y jóvenes, etc.

. Siervos del Señor de la Misericordia: siervos@vianet.com.mx

. Siervas del Señor de la Misericordia: Calle España 1625. Col. Moderna. CP 44100 Guadalajara, Jal.- MÉXICO. Tel. 612-49-96.
E-mail: info@casasimondebetania.org

122. Fraternidad Misionera Nuestra Señora de la Asunción


"Al principio pensarías que es una responsabilidad grande ser misionera. Pero qué alegría poder manifestar a Cristo. Él sabía que no seríamos representantes perfectas, pero al mismo tiempo, que no seríamos mediocres, teniendo la buena voluntad y queriendo ser tan buenas como nos sea posible."

La Fraternidad Misionera Nuestra Señora de la Asunción es una Asociación Pública de Fieles, fundada por un grupo de religiosas de la Congregación Apostólica Marta y María. Las Misioneras desean llevar el mensaje de salvación a los lugares de pobreza espiritual y material. Están presentes en España (Madrid, Segovia y Alcalá de Henares) y en una misión en Guatemala.

121. Mercedarias del Niño Jesús

San Pedro Nolasco


«Quedaron pues nuestras Hermanas desde ese momento, canónicamente constituidas en corporación religiosa y sometidas a la observancia de sus reglas y constituciones. Esas reglas les prescriben el estricto deber de consagrar toda su vida en bien de sus semejantes, en bien de la humanidad, sin reserva de abnegación, sin economía de sacrificios a imitación de su Divino Esposo Jesús, que durante su vida mortal, pasó por todas partes haciendo el bien». (Fray José León)

El Instituto de las HH. Mercedarias del Niño Jesús, fue fundado por Fray José León Torres (Mercedario) en 1887, en Argentina. La espiritualidad del Instituto es Redentora, Eucarística y Mariana. Como miembros de la Familia Mercedaria, e hijas de San Pedro Nolasco, se centran en el misterio de la Redención: Cristo, el Gran Visitador, viene y comparte la miseria de los cautivos, a fin de liberarles, desde dentro, de la muerte y del pecado. Así, el que nos cautiva, el que nos cambia la vida para siempre es Cristo Redentor, Siervo Sufriente que se une en su humanidad, en cierto modo, a todo hombre que sufre. Pero el dolor por el dolor no es la meta. Ésta es la Resurrección.

El apostolado principal de las Religiosas es el testimonio de vida que surge de la propia consagración y que se alimenta con la oración. De aquí surge el fervor apostólico propio que consiste en ejercer la caridad de Cristo con el prójimo, educando a los niños y jóvenes, iniciándoles y guiándolos en el comienzo de la vida adulta, y recibiendo y asistiendo a niños y mujeres necesitadas. Toda la obra está puesta bajo la protección de Nuestra Señora de la Merced. El Instituto está presente en Argentina, Uruguay y Ecuador.

120. HH. Misioneras de Santa Rosa de Lima

“Fuera de la Cruz, no hay camino por donde se pueda subir al Cielo”. (Santa Rosa de Lima)

El Instituto de las HH. Misioneras de Santa Rosa de Lima fue fundado por la Madre Magdalena (Rosana Sánchez Pérez) en 1939, en la diócesis de Popayán (Colombia). Con dificultades económicas, las primeras religiosas comienzan desde la fe, la experiencia de descubrir en el Corazón de Cristo Crucificado, la plena manifestación del poder y amor de Dios, y la Cruz, como el gran signo de la presencia salvífica de Cristo Resucitado para toda la humanidad. De aquí nace su carisma: adentrarse espiritualmente en los sentimientos de Cristo Crucificado, con el fin de encarnar su misericordia en la humanidad con un amor de donación, especialmente con los hermanos más necesitados. Tienen por Santa Patrona Celestial a Rosa de Lima, maestra consumada de la vida espiritual, cuyas palabras están repletas de palpitante intimidad con Jesucristo Crucificado, a quien se unió en sus propios padecimientos.

Desde el Corazón de Cristo, como fuerza apostólica y formadora, motivan, acogen, instruyen, orientan y promueven a los niños, niñas, jóvenes, familias, ancianos, enfermos y a la mujer desprotegida, con múltiples obras. También participan en la pastoral parroquial. Están presentes en Colombia.

Benedicto XVI y la Vida Religiosa VI

"Christus Vita mea"

Benedicto XVI ha presentado a los consagrados el ejemplo de San Pablo en la vivencia de la pobreza, la castidad y la obediencia. El Romano Pontífice presentó en la noche de este lunes, 2 de febrero de 2009, al Apóstol San Pablo como ejemplo para los consagrados a Dios, en el día en el que se celebraba la jornada que les ha dedicado la Iglesia.

Las palabras del Papa resonaron en la Basílica de San Pedro ante numerosos miembros de Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica:

- "En la vida de pobreza, San Pablo vio la garantía de un anuncio del Evangelio realizado de modo totalmente gratuito, que expresa al mismo tiempo la concreta solidaridad con los hermanos necesitados".

- "Acogiendo la llamada de Dios a la castidad, el Apóstol de las Gentes donó todo su corazón al Señor para poder servir con mayor libertad y dedicación a sus hermanos; además, en un mundo en el que los valores de la castidad cristiana tenían escasa ciudadanía, ofrece una referencia de conducta segura".

- "El cumplimiento de la Voluntad de Dios y la responsabilidad diaria, el desvelo por todas las iglesias animaron, plasmaron y consumieron su existencia, ofrecida como sacrificio agradable a Dios".

- "En San Pablo, tan íntimamente unido a la persona de Cristo, reconocemos una profunda capacidad de conjugar vida espiritual y acción misionera; en él las dos dimensiones se reclaman recíprocamente".

Benedicto XVI se despidió de los consagrados dejándoles un consejo: meditar "cada día la Palabra de Dios con la práctica fiel de la lectio divina" o lectura orante de la Biblia.
_____________________________________
“Mi vida es Cristo” (Flp 1,21)

Jornada Mundial de la Vida Consagrada

Por Don Demetrio Fernández, Obispo de Tarazona: El 2 de febrero, Fiesta de la Presentación del Señor en el Templo, celebramos la Jornada Mundial de la Vida Consagrada. El lema para este año, Año Paulino, está inspirado en una frase de San Pablo: “Para mí, la vida es Cristo” (Flp 1,21), y reza así: “Si tu vida es Cristo, manifiéstalo”.

San Pablo vivió arrebatado por el amor de Cristo, hasta el punto de considerarlo todo como basura comparado con el amor de Cristo. “Por Él lo perdí todo… con tal de ganar a Cristo” (Flp 3,8). Es un ejemplo estimulante para todo cristiano, y especialmente para una persona consagrada. La vida consagrada no puede vivirse si no es dejándose arrebatar por el amor de Cristo, al estilo de San Pablo y de tantos Santos en la Iglesia.

Un cristiano ya está consagrado por el bautismo, pero la vida consagrada es un nuevo título de consagración que lleva el bautismo hasta su plenitud. La persona especialmente consagrada vive su consagración especialmente en el voto de virginidad, por el que entrega todo su ser, alma y cuerpo, al Señor. Frecuentemente ese voto de virginidad es vivido en comunidad, con actitud de obediencia a los superiores y de pobreza, al estilo de Cristo, Virgen, Obediente y Pobre.

La vida consagrada es un grito profético en el mundo de hoy (y siempre), que nos recuerda a todos cuáles son los valores definitivos del Reino, los que Cristo ha vivido en las bienaventuranzas y a los que Cristo invita cuando llama a seguirle de cerca. Hoy también la vida consagrada, si se vive con coherencia, es un estilo chocante de vida, que sólo puede explicarse desde el amor a Cristo, por el cual se puede perder todo.

Vivimos tiempos de crisis, también en la vida consagrada. La secularización, es decir, vivir como si Dios no existiera, acomodándose a los criterios y a las formas del mundo, se ha filtrado también en el estilo de la vida consagrada. Parece una contradicción, pero desgraciadamente es así. Una vida consagrada en la que no se esté dispuesto a vivir con radicalidad la entrega a Jesucristo, con el amor loco al estilo de San Pablo, es una vida poco atrayente y nada estimulante para los jóvenes de hoy. He aquí una de las razones de la escasez de vocaciones.

Ciertamente, el tema de las escasez o falta de vocaciones entre los jóvenes es muy complejo, y no se reduce a una sola causa, pero los Institutos de Vida Consagrada que viven con coherencia “haberlo perdido todo por Jesucristo”, tienen vocaciones. También en nuestros días. Por el contrario, los Institutos que se han acomodado a este mundo, no tienen vocaciones, se van extinguiendo paulatinamente.

La Jornada mundial de la vida consagrada es una ocasión para pedirle al Señor por las personas que han consagrado su vida totalmente el Señor. Para que sean fieles al amor primero que les llevó a dejarlo todo por Jesucristo. “Si tu vida es Cristo, manifiéstalo”. Un testimonio para que sea eficaz, debe verse, debe notarse. Agradecemos al Señor el testimonio visible de tantas personas consagradas en nuestra diócesis de Tarazona. Son una lámpara que brilla y da luz en medio de tantas oscuridades.

Con mi afecto y bendición:
+ Demetrio Fernández, Obispo de Tarazona

Oremos por Nuestro Santísimo Padre Benedicto XVI

***

Ante las numerosas críticas (internas y externas), todas ellas calumnias con la intención de perjudicar a la Santa Iglesia de Dios y obstaculizar su misión evangelizadora, a las disposiciones de Nuestro Padre Benedicto XVI, Vicario de Cristo y Pastor Universal, debemos orar para expresar el amor, el apoyo y la fidelidad de los católicos verdaderos a Nuestro Padre el Papa.

Presentamos la traducción de una nota editorial del blog Rorate Coeli, que el blog la Buhardilla de Jerónimo ha traducido al castellano:

“¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que parecen sepulcros blanqueados: hermosos por fuera, pero por dentro llenos de huesos de muertos y de podredumbre! Así también son ustedes: por fuera parecen justos delante de los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de iniquidad.

¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que construyen los sepulcros de los profetas y adornan las tumbas de los justos, diciendo: “Si hubiéramos vivido en el tiempo de nuestros padres, no nos hubiéramos unido a ellos para derramar la sangre de los profetas”! De esa manera atestiguan contra ustedes mismos que son hijos de los que mataron a los profetas

¡Serpientes, raza de víboras! ¿Cómo podrán escapar a la condenación de la Gehena? Por eso, yo voy a enviarles profetas, sabios y escribas; ustedes matarán y crucificarán a unos, azotarán a otros en las sinagogas, y los perseguirán de ciudad en ciudad”. (Mateo 23, 27-34)

¡Avergüéncese, “católicos liberales”, fariseos de la “nueva primavera”! Ustedes, que proclaman tolerar a todos y respetar la diversidad pero desprecian a aquellos cuyo único deseo es conservar la pureza de lo que siempre ha sido enseñado y las oraciones que se ofrecen desde siempre porque su presencia en la Iglesia desde el origen está en contraste con la nueva “casa” que ustedes intentan construir.

¡Avergüéncese, “progresistas”, escribas oficiales del “espíritu del Concilio”! Ustedes edifican monumentos a “Juan, el Papa bueno”, pero rechazan todo lo que él ha sostenido en el ámbito de la doctrina tradicional y de la belleza de la Liturgia. Rinden homenaje a Pablo VI, pero han hecho todo lo posible para ignorar el documento más importante de su magisterio, la “Humanae Vitae”, desacreditándolo a los ojos del mundo. Ustedes han difamado a Juan Pablo II cada día de su pontificado, pero ahora lo elogian ya que han encontrado un nuevo chivo expiatorio, Benedicto XVI, un hombre que, como última tarea sobre la tierra, ha aceptado la pesada carga del Pescador, buscando conducir a la unidad a la grey que Dios le ha confiado.

Ustedes crucifican a Pedro en la plaza pública, entregándolo a los enemigos de la Iglesia de Cristo. Lo odian por su esfuerzo de rehabilitar lo que la Iglesia siempre ha creído y el modo en que la Iglesia siempre ha rezado. Lo persiguen porque ha quitado la infamante marca de la “excomunión”, que antes despreciaban pero ahora consideran como cosa buena.

¡Hipócritas! Ustedes se complacen con los abortistas y con los políticos que promueven la cultura de la muerte, pero tergiversan el legítimo gesto de misericordia de Pedro haciéndolo pasar por un acto de inconsciente debilidad. Serpientes liberales, víboras pseudo-conservadoras, ustedes “atestiguan contra ustedes mismos” a causa de la incesante persecución que realizan a Pedro. Pero Pedro seguirá trabajando por la unidad en la caridad, la caridad en la Verdad.

Los que aman al Vicario de Cristo continuarán rezando cada día para que él “no huya ante los lobos” y pueda perseverar en la misión que se propuso llevar a término. ¿Y ustedes? “A ustedes la casa les quedará vacía".

¡VIVA EL PAPA BENEDICTO XVI!